AUTOR

Abogado: ALFREDO HERRANZ ASIN Despacho: Conde Aranda, 1, Pral. Izda. 50004 Zaragoza Teléfono 976205797 Email: alfredoherranz@reicaz.com Twitter: @extranjeriabog

OTROS BLOGS DEL AUTOR

miércoles, 16 de noviembre de 2016

LA NOTIFICACION EN DOMICILIO EN LA LEY 39/15

Si bien la disposición adicional primera de la ley 39/15 establece que las actuaciones y procedimientos en materia de extranjería y asilo así como en aspectos sancionadores en materia de extranjería se rigen por su normativa específica, la mencionada ley es de aplicación supletoria y la práctica de la extranjería nos hace participar en otros procedimientos relacionados que no son de extranjería, por lo que es importante tener conocimiento de las modificaciones en la materia.

Una cuestión importante en los procedimientos y esencial en muchos de ellos a efectos de caducidades o de silencio es la notificación de la resolución. El artículo 42 de la citada ley introduce alguna modificación que debemos tener presente.

Así con una redacción manifiestamente mejorable nos indica el citado artículo en relación a las notificaciones en papel que si no está el interesado presente se podrá practicar en la persona que allí se encuentre que sea mayor de 14 años.

Para el caso de que no se pueda notificar y sea infructuoso el primer intento, se precisa en esta nueva ley que el segundo intento habrá de:

* practicarse en los tres días siguientes

* se divide el dia en dos franjas horarias. Hasta las 15:00 y después de las 15:00. El segundo intento deberá ser en franja distinta

* siempre deberá haber tres horas de diferencia entre los intentos


Deberá quedar constancia del día y la hora en la que se intentó practicar la notificación.

En caso de notificación infructuosa se acudirá a lo regulado en el artículo 44 

sábado, 5 de noviembre de 2016

MANTENIMIENTO DE LA RESIDENCIA POR FAMILIAR DE COMUNITARIO

Puede ocurrir que se rompa el vínculo entre los familiares y el residente nacional de país integrante de la UE (comunitario) y que precisamente habilita la residencia de los mismos. Esto puede ocurrir tanto por fallecimiento como en el caso de cónyuge o pareja de hecho porque desaparezca este vínculo concreto.

Estos supuestos son recogidos en el artículo 9 del Real Decreto 240/07. Lo primero que prevee este artículo es que cuando los familiares en cuestión son también ciudadanos de un estado miembro de la unión, su residencia no se ve afectada.

En el caso de familiares que no son ciudadanos de un país integrante de la UE si lo que ha ocurrido es el fallecimiento, los familiares no se verán afectados "siempre que éstos hayan residido en España, en calidad de miembros de la familia, antes del fallecimiento del titular del derecho" eso sí, deberán comunicar el fallecimiento. En el siguiente apartado (3) se precisa que "no supondrá la pérdida del derecho de residencia de sus hijos ni del progenitor que tenga atribuida la custodia efectiva de éstos, con independencia de su nacionalidad, siempre que dichos hijos residan en España y se encuentren matriculados en un centro de enseñanza para cursar estudios, ello hasta la finalización de éstos"

En caso de que desparezca el matrimonio (no en caso de separación) o se cancele la inscripción de la pareja registrada, deberá comunicarse tal hecho a la administración y el cónyuge o pareja mantendrá la residencia en alguno de los siguientes supuestos:

a) que la unión haya durado al menos tres años de los cuales uno al menos habrá de haber sido en Espàña

b) si tiene la guarda y custodia de los hijos

c) lo que el reglamento denomina circunstancias especialmente difícils que son ser víctima de violencia de género o haber sido sometido a trata por su cónyuge o pareja

d) que tenga un derecho de visita a un hijo menor que resida en España